< VOLVER

Los orígenes: primeras reuniones constitutivas y definición de principios

En el recorrido por las personas, hechos y circunstancias que definieron la creación de ALEA, repasamos los últimos años de la década del 60 y la situación que vivía nuestro país.

Había entonces una crisis político institucional, producto de la irrupción del sistema democrático. El gobierno del Dr. Arturo Illia había sido derrocado y la centralización absoluta del poder en manos del gobierno militar a cargo del Estado constituía una amenaza al federalismo. El menosprecio hacia las instituciones provinciales, entre las que se encontraban los organismos de loterías, sumado a la amenaza de una posible lotería única en el país, generaba la lógica preocupación de las autoridades provinciales.

En julio de 1968, el Presidente de la entonces Caja de Asistencia Social de la Provincia de Entre Ríos, Don Arturo Naveira, expresa sus inquietudes en una nota remitida al Interventor de la Caja Popular de Ahorros de la Provincia de Córdoba, donde señala '…la necesidad de realizar un congreso o reunión nacional de todas las loterías provinciales para intercambiar opiniones y temperamentos a aplicarse en todo lo concerniente al aspecto eminentemente empresario del desenvolvimiento comercial de las loterías…'.

Dicha propuesta es compartida por las autoridades cordobesas y apoyada por la mayoría de las loterías provinciales y, luego de varios intercambios, se establece la Primera Convención Nacional de Loterías, que tuvo lugar del 16 al 19 de junio de 1969, en la ciudad de Córdoba. La reunión contó con la participación de representantes de doce loterías provinciales y sumó las adhesiones de las provincias de Buenos Aires y San Juan que se vieron imposibilitadas de asistir.

Durante cuatro jornadas de intensas deliberaciones se decide la creación de un organismo permanente, que permita coordinar información y antecedentes de la actividad específica, tanto en el país como el extranjero, y se establece la necesidad de que todo lo recabado sea conocido simultáneamente por todos los organismos emisores. '…Sería conveniente crear un organismo de tipo nacional que podría denominarse Instituto Coordinador de Loterías'. Esa serie de finalidades aún hoy forman parte de los objetivos de ALEA y son la base de numerosas iniciativas, entre las que destacamos las Visitas Institucionales de Aprendizaje cuyas postulaciones culminan precisamente en este mes de septiembre.

Bases sólidas

Poco después, una reunión plenaria celebrada en la ciudad de Corrientes, en abril de 1970 aprueba el proyecto de Estatutos de la organización y con la firma de doce representantes de loterías provinciales, fue elevado para consideración de la Tercera Reunión Constitutiva que se lleva a cabo en la ciudad de San Miguel de Tucumán, el 8 de julio de 1970. En esa oportunidad, los representantes de doce loterías provinciales, aprueban el Estatuto y Reglamento, dando nacimiento a la Asociación Coordinadora de Entidades Emisoras de Loterías de la República Argentina (que poco tiempo después pasaría a tomar su denominación actual). Y se conforma la primera Junta Directiva que tuvo mandato hasta el 31 de diciembre de 1971, presidida por la Caja Popular de Ahorros de la Provincia de Córdoba.

La primera reunión de la Junta de Representantes Legales de la Asociación se celebró el 26 de noviembre de 1970, en la sede de su Consejo Deliberante de la ciudad de Santa Fe.

Al finalizar el mandato de la primera Junta Directiva, la asociación estaba conformada por trece loterías provinciales: Córdoba, Corrientes, Chaco, Chubut, Entre Ríos, La Rioja, Neuquén, Salta, Santa Fe, San Juan, San Luís, Santiago de Estero y Tucumán. Y su sede había sido fijada en la ciudad de Córdoba, donde funcionó en el primer tiempo en una oficina cedida por la entonces Caja Popular de Ahorros.

En la búsqueda del hilo conductor entre el pasado y presente de la asociación, vale la pena volver sobre los principios que justifican la existencia de la ALEA, precisamente, enunciados en el Artículo 6° de su Estatuto, en su primer punto:

'Defender y sostener los principios establecidos en la Constitución nacional y en consecuencia, el derecho inalienable de la Nación y las provincias para ejercer el poder de policía y reglamentar con autonomía la explotación de los juegos de azar en el ámbito de sus respectivas jurisdicciones, como así también la facultad de legislar sobre la prevención y represión del juego ilegal o clandestino'.

Epígrafe: El Presidente de la entonces Caja de Asistencia Social de la Provincia de Entre Ríos, Don Arturo Naveira, es el tercero desde la izquierda.